Radio Bulevar

lunes, 13 de septiembre de 2021

SI SE PUEDE HACER FRENTE A UN AMOR , NO CORRESPONDIDO .

¿Crees que no le gustas a alguien? ¿Te han rechazado? Quizá estés en una situación de amor no correspondido. No te preocupes, es una situación muy corriente. Descubre cómo afrontarlo aquí.

El amor no correspondido hace referencia a esas situaciones dónde una persona siente sentimientos románticos por un individuo que no le corresponde en ese ámbito. Aunque no lo parezca, muchas investigaciones indican que esta clase de amor es más habitual de lo que a primera vista parece.


¿Qué es el amor no correspondido?

La sabiduría popular nos dice que en todas las relaciones hay un amante y una persona amada. En el amor no correspondido la situación es más complicada: la otra parte no te ama en absoluto.  Al padecer este tipo de dolor de amor, estás en una situación dónde tienes unos sentimientos fuertes por alguien cercano a ti pero la otra persona no te corresponde.

Aunque parezca que esta clase de enamoramiento pasa solamente a los solteros, también hay casos en los que le puede suceder a una persona que está dentro de una relación. Cuando estamos con alguien muchos años, es normal que cambiemos y que nos sintamos diferentes en el vínculo que tenemos. Este tipo de situaciones son difíciles ya que a la mayoría les cuesta expresar este tipo de sentimientos a sus parejas ya no deseadas.

 ¿Por qué duele el amor
no correspondido?

Cuando alguien se enfrenta a una situación de amor no correspondido, seguramente pasará por momentos complicados. Tanto es así que el dolor de amor es ampliamente conocido por muchísimos refranes populares. La imaginación y la visualización son las máximas culpables de este sufrimiento. El hecho de verte con la persona y obsesionarte con ella hace que olvidar a un amor no correspondido sea aún más difícil.

En una etapa dónde sufrimos amor no correspondido lo habitual es sentirse solo y sin fuerzas para hacer frente al dolor que sufres. Aun así, piensa que la mayoría de gente encuentra amores no correspondidos, así que es una situación muy recurrente. En estos momentos es importante recordar que no estás solo y que posiblemente tarde o temprano podrás encontrar a alguien que te ofrezca un amor correspondido. 

¿Por qué nos enamoramos? Los químicos que influyen en el amor

Las hormonas sexuales como el estrógeno y la testosterona están más que involucradas en llevarnos hasta el acto físico del amor, pero no son lo suficientemente fuertes para potenciar los sentimientos que surgen con ello. Por lo tanto, puedes llegar a tener sexo sin estar enamorado y hasta tener amor sin sexo.  Cuando sufrimos de un dolor por amor no correspondido, la implicación de estas dos hormonas y de las demás que están involucradas en el proceso del amor, es más que mínima. Los auténticos culpables de que sientas que no puedas superar un amor no correspondido son la dopamina y la oxitocina.

Estas dos hormonas tienen cualidades adictivas sobre nosotros. Diversos estudios han evidenciado que los cerebros de los adictos a las drogas reaccionan a la dopamina, y por ello buscan una nueva dosis. De la misma forma, cuando estamos enamorados nuestro cerebro libera dopamina. Esta sustancia química hace que puedas sentirte bien y te da euforia cuando estás cerca de la persona amada. Es por eso que cuando tratamos de olvidar un amor no correspondido cuesta tanto, ya que el cerebro busca con ansias esa dosis de dopamina.  Cuando el amado nos niega su compañía experimentamos que la dopamina desaparece,y como anhelamos más, nuestro cerebro intenta cualquier cosa para conseguir la solución a esta pérdida. Aquí es cuando entra el dolor de amor que todos conocemos. Tanto es así que al no recibir esa dosis de dopamina nuestro cuerpo reacciona con angustia y estrés. Aun así, la dopamina no es la única culpable de que sintamos tanto malestar.

Otra de las hormonas que también participan en hacernos más difícil poder superarlo es la oxitocina. Esta aparece cuando creamos un vínculo con una persona. Al crear este tipo de relaciones, experimentamos una sensación de satisfacción y calma en su presencia. Tanto es así que nos es reconfortante estar cerca de ellos y esto estimula a nuestro cerebro a producir aún más dopamina, hecho que hace que empeore aún más este círculo vicioso. Es decir, en el momento que descubres que alguien te gusta y ves que se trata de un amor no correspondido, cuando intentas separarte o alejarte de esta persona sentirás esta mezcla explosiva dentro de ti. Esta es la razón por la que es tan conocido el dolor de amor.


¿Por qué el rechazo duele?

Aunque parezca que el dolor químico que se experimenta con el amor no correspondido ya es bastante insoportable, la realidad es que no sólo aparece este tipo de daños en nuestro corazón. El hecho de que alguien nos rechace también tiene sus consecuencias psicológicas.

Lo que parece más que obvio es que nadie quiere verse a sí mismo como una persona que no puede ser amada. De esta forma, cuando alguien nos rechaza nos preguntamos por qué no somos suficientemente aptos para que nuestro amado no quiera correspondernos. En cambio, la actitud correcta delante esta situación sería darnos cuenta que estas decisiones no están bajo nuestro control.

Pero aun así cuando experimentamos un rechazo se activan fisiológicamente las mismas vías neurológicas que el mismo dolor físico. La razón es básicamente por causas evolutivas. Cuando vivíamos en la prehistoria, la idea de que alguien te rechazase significaba que no podrías sobrevivir por tu cuenta. Es por eso que el rechazo acababa causando el mismo dolor que un daño físico.

Es decir, cuando alguien te rechaza tu cuerpo experimenta las mismas reacciones que si te hubieran golpeado o quemado físicamente. De la misma forma cuando estás en una situación de amor no correspondido, este rechazo actúa de igual manera que en la prehistoria.


¿Cómo saber si es un amor correspondido?

Aunque la solución más obvia para saber si estamos delante de un caso de amores no correspondidos es básicamente declararte a la persona en cuestión, es obvio que a veces puede darnos cierto vértigo enfrentarnos a una de estas situaciones. Por este motivo, te mostraremos algunas de las señales que puedes encontrar cuando el amor no es correspondido.

1.     Señales físicas

Existen algunos comportamientos casi imperceptibles cuando tu amado no te es correspondido. Muchas de las personas que lo han pasado sugieren que reciben ciertas señales contradictorias del interés amoroso por parte de la otra persona. Cuando hay gestos o actitudes que se contradicen, muy probablemente se trate de que la otra persona no quiere una relación de amor contigo.

2.     ¿Quién tiene la iniciativa?

Una de las maneras más simples de ver si estás delante de un caso de amor no correspondido es cuando la persona en cuestión nunca tiene la iniciativa de contactarte. En el momento de que eres sólo tú el que inicia todas las conversaciones o muestra interés por el amor, quizá significa que la otra persona no desea iniciar una relación contigo.

3.     No hay contacto físico

Buscar una excusa para iniciar contacto con otra persona siempre es una clara muestra de interés. Por este motivo si encuentras que siempre eres tú el que tiene este tipo de actitudes, puede indicar que estás en una situación dónde hay un amor no correspondido.

4.     Falta de realismo

En una situación de amor no correspondido es muy común que la persona que desea a la otra la tenga en un pedestal. Es decir, se percibe a la otra persona como un ser casi perfecto dónde no hay casi muestras de imperfecciones. La mayoría de veces que pasan este tipo de situaciones, acaban siendo una clara señal de que se trata de un amor no correspondido. Esto sucede porque cuándo realmente hay un contacto real de amor con la otra persona, si podemos ver estos fallos más claramente. Aun así el enamoramiento es una fase dónde se perciben muy pocas imperfecciones del amado.

En nuestra vida hay amores que nos marcan más que otros y realmente no sabemos explicar porque es esa persona y no otra la que nos viene a la cabeza. La idealización de un amor o de una relación no tiene porque responder a razones de que haya sido el amor más largo, la persona que mejor te haya tratado o aquella con quien hayas compartido más aficion


5.     Familiaridad

Si eres tú el que siempre intenta conocer más a la otra persona pero esta no muestra interés en tu vida, quizá estés delante de un caso de amor no correspondido. Conocer al otro es uno de los primeros pasos que se muestran cuando realmente te interesa amorosamente una persona.

¿Cómo superar a un amor no correspondido?

El secreto para saber cómo olvidar a un amor no correspondido no radica en ver muchas frases de dolor de amor o escuchar las tradicionales canciones de amor no correspondido.  Deprimirte y sumergirte más en el pozo de la tristeza no es un buen método para sobrellevar estas situaciones. Por lo contrario, existen algunos métodos para superar el amor no correspondido, la psicología nos dará las claves.


1.     Llora

Evadir las emociones no es una buena técnica para sobrellevar estas
situaciones. Así que lo mejor será dejarnos un tiempo para llorar nuestro rechazo. Por lo tanto, es importante tomarse un tiempo para lamentar la pérdida de esta persona. Aun así debes enfrentarte a esos pensamientos que dicen que existe algo malo en ti o que no eres suficiente. No hay razones para pensar eso ya que no ser correspondido no significa que no seas un ser válido para los demás.

2.     Permanece ocupado

Una buena manera de intentar luchar contra los amores no correspondidos es mantenerte ocupado. Puedes intentar hacer cosas que has dejado de lado durante mucho tiempo para sentirte mejor contigo mismo. De esta forma harás que la situación que acabas de vivir te haya comportado algo positivo en tu vida.

3.     Entiende los patrones

Quizá es la primera vez que pasas por esta situación dolorosa o por lo contrario, llevas un tiempo con esta ‘mala racha’. Una buena forma de aprovechar el dolor de amor que sientes para mejorar es investigando el por qué ha sucedido esto. Quizá no te sientes seguro de ti mismo o por otro lado tienes algunas cosas pendientes que solucionar psicológicamente. Es un buen momento para evolucionar en este sentido.


4.     Invierte en ti mismo

Cuando has experimentado el amor no correspondido, es muy probable que hayas invertido mucha energía en la otra persona. Por eso, ahora es un buen momento para reinvertir la energía en ti mismo. Ya sea cuidándote, haciendo tus hobbies favoritos o hacer ese proyecto que tanto tienes en mente, ahora es el momento más ideal.

domingo, 5 de septiembre de 2021

AMAR ,PARA SIEMPRE

 

Hoy en día resulta cada vez más controvertido decir que se puede amar a alguien para siempre, que ese es el verdadero amor. En este artículo te damos las claves para saber cuándo y como el amor es para siempre

Amar es tocar el infinito y, al mismo tiempo, descubrir que los brazos jamás lo alcanzan, por más que se extiendan. Esa es la gran paradoja del amor: se experimenta como eterno, pero termina. Termina, pero jamás muere. Al amar descubrimos una nueva lógica, en la que el todo y la nada coquetean constantemente entre sí.


El verbo “durar” puede resultar impreciso para hablar sobre el amor. Es una palabra que se ajusta mejor a los objetos antes que a los sentimientos. Esto, porque amar es una realidad dinámica, que cambia, se modifica, muta y hace metamorfosis con el tiempo. Pero si vive todos esos procesos es, precisamente, porque persiste, porque no se muere, sino que cambia.

“En un beso, sabrás todo lo que he callado”

–Pablo Neruda–

Si hablamos de amar a los hijos, los padres, los hermanos, los amigos o los sueños, el grado de estabilidad suele ser mayor. Otra cosa es cuando se habla de amar a una pareja. En particular, si se hace desde la perspectiva del ideal de amor romántico, que es estático e inmutable por siempre.

El amor romántico sí que suele acabar relativamente rápido. Es del que se dice: “el amor eterno dura tres meses”. Es la fase más intensa, pero también la más pasajera del amor.


Amar es un instante infinito

Hablemos primero de amar a la pareja porque suele ser uno de los afectos más problemáticos para casi todo el mundo. Somos herederos de una idea romántica del amor, que se construyó entre los siglos XVIII y XIX y que sigue gravitando dentro de la cultura.

Esa perspectiva, a su vez, es hija del idealismo que tanto ha influido en Occidente. Es la que nos habla de “medias naranjas” y de amores que viven felices para siempre.


Y es que en verdad hay un momento del enamoramiento en el que cualquiera podría jurar que será un sentimiento eterno. No logramos imaginarnos cómo podría cambiar esa forma de amar a nuestra pareja. En ese estado de cuasi locura, perdemos, sin proponérnoslo, el sentido de las proporciones. Por eso lo prometemos y lo juramos: será para siempre.

Expectativas y desilusiones

Esa clase de amor genera expectativas bastante elevadas. Aunque las promesas y los juramentos no lo dicen específicamente, pareciera como si lo que se ofreciera y lo que se esperara fuera mantener un estado de plenitud y de fuerte presencia del amor romántico entre los dos.


De esas expectativas sobredimensionadas es de donde provienen las primeras desilusiones, porque amar es un sentimiento que no anula nuestras miserias, mezquindades y limitaciones. Más temprano que tarde afloran todas esas realidades que destruyen el ideal romántico que antes nos habíamos forjado.

sábado, 28 de agosto de 2021

AMOR LEJANO

Qué es el Amor a distancia:

El amor a distancia es el sentimiento de afecto que hay entre dos personas aunque se encuentren geográficamente separadas.

El amor es un sentimiento que se basa en el afecto, el respeto, la lealtad, el compromiso, la honestidad, la compresión y la valoración que se profesan dos personas de manera recíproca.


Para que el amor surja no existen fórmulas: el amor es un sentimiento libre que no atiende a barreras físicas o mentales, que no se detiene en las diferencias (edad, color de piel, religión, clase social, sexo), y que tampoco puede ser condicionado por distancias geográficas.

Así, el amor a distancia ocurre cuando se da la circunstancia de que las personas involucradas en una relación no viven en la misma ciudad, país o continente por diferentes motivos, y no pueden verse frecuentemente en persona, sino unas cuantas veces al mes o al año.


Hoy en día, no obstante, con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, el amor a distancia tiene posibilidades que eran impensables hace años: internet, redes sociales, plataformas de mensajería instantánea, videoconferencias. Todas estas herramientas permiten que las parejas se mantengan en contacto de manera permanente, sin importar en qué lugares estén.

Vea también El significado de decir te amo en imágenes.

La distancia no tiene por qué ser, sin embargo, una circunstancia permanente; puede tratarse de algo temporal: uno de los dos se ve en la necesidad de vivir en otro lugar por motivos de trabajo o estudio, y debe vivir por un tiempo definido en otro lugar.


Asimismo, puede ocurrir que la pareja se haya conocido inicialmente a través de internet, y que la circunstancias de vivir en lugares diferentes pueda solucionarse con el tiempo y con la evolución de la relación, llegando al momento en que ambos decidan vivir juntos, en un mismo lugar.

martes, 24 de agosto de 2021

ESE AMOR; PUEDE SER PARA SIEMPRE .

Hoy en día, cada vez es más sencillo abandonar a la pareja, incluso en el caso de que se compartan hijos, y muchos optan por tomar el camino más fácil. Pero tanto la sabiduría popular como la psicología nos descubren de qué manera podemos mantener la llama viva durante muchos años, a partir de la experiencia de muchas parejas que han permanecido unidas hasta la muerte contra viento y marea. ¿Cuáles son esas herramientas que podemos utilizar para que nuestro ser más querido siga siéndolo hasta el final?


    Expresa gratitud

Nuestra pareja seguramente hace por nosotros mucho más de lo que pensamos, pero solemos fijarnos únicamente en aquello que no hace. Por eso, dar las gracias ante una buena comida (o haber tenido la iniciativa de fregar los platos) puede marcar la diferencia.

    Crea momentos especiales

Durante los primeros años, cada minuto pasado con la pareja parece una eternidad que será recordada para siempre. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo es cada vez más complicado que se graben en nuestra memoria a largo plazo los buenos momentos, mientras que sí rememoramos los malos. Es necesario hacer un viaje ilusionante de vez en cuando, o reservar un tiempo de calidad para los dos, con el objetivo de que los buenos momentos no sean únicamente un recuerdo del pasado lejano.


    Mantén ilusiones

Irse a vivir juntos, casarse, tener descendencia… La pareja va superando etapas hasta que hay un momento en el que parece que poco más se puede hacer. Por eso, fijar alguna meta en el futuro, aunque no sea tan relevante como las citadas, ayuda a la pareja a remar hacia un mismo objetivo de manera conjunta.

    Reíd juntos

Dada la importancia de compartir emociones, si todas las interacciones están marcadas por los reproches o las rencillas pasadas, la situación sólo puede empeorar. No hay nada mejor para darle un empujón por el buen camino a la relación que compartir risas sinceras.


    Discute, pero sin faltar al respeto

Como decíamos, mostrarse en desacuerdo con determinadas cuestiones que atañen a la pareja es natural, y ello puede dar lugar a discusiones más o menos enconadas. Sin embargo, estas nunca pueden cruzar la línea de la falta de respeto, puesto que una vez que se ha atravesado, ya no hay marcha atrás.

    Expresa lo que necesitas

Todos queremos ser amados, pero aparte de eso, necesitamos muchas cosas más. En ocasiones es difícil que la otra mitad de la pareja comprenda en todo momento nuestro estado de ánimo o lo que necesitamos (que puede comprender del apoyo moral en un momento difícil a un simple vaso de agua), por lo que expresar en voz alta cómo nos sentimos puede ser de gran ayuda para que nuestra pareja nos ayude.

    Sal de la rutina

No hay nada más dañino para una pareja que pasar décadas haciendo lo mismo todos los días. La novedad libera la oxitocina, la llamada “molécula del amor”, por lo que cambiar nuestras costumbres puede ser el camino más corto para recuperar la pasión perdida.


    No debemos ser destructivos

Todos los desencuentros con la pareja –que los habrá– deben tener como objetivo mejorar la convivencia y elevar la calidad de vida de ambos, no tirar por tierra lo que tanto ha costado construir. Por ello, aunque en momentos no podamos contener la rabia, debemos contar hasta 10 si no queremos que una palabra acabe con años de amor.


  • Llama a tu pareja durante el día

La vida contemporánea nos arrastra en su torbellino, pero muchos psicólogos recomiendan ponerse en contacto al menos una vez al día con la pareja para ver qué tal le va. La explicación, más allá de lo obvio (es otra manera de establecer una fuerte conexión) es que de esa manera sabemos qué podemos esperar de nuestra pareja cuando lleguemos a casa y estaremos preparados psicológicamente para ello.

sábado, 21 de agosto de 2021

QUE PASA SI EL AMOR; ES MUY RAPIDO

 Hay amores a primera vista que nos hacen ir muy de prisa en una relación de pareja. Ahora bien, no es bueno quemar etapas en un vínculo afectivo. Precipitarnos y darlo todo sin pensar, puede hacer que tarde o temprano nos arrepintamos.Ir muy rápido en una relación de pareja puede suponer, en ocasiones, precipitarnos al vacío del arrepentimiento. Porque a veces sucede, el amor nos cautiva en un momento dado y al poco, la pasión nos ciega y arrastra hasta hacer de las emociones anclas que nos llevan a la deriva y sin un rumbo claro. Siempre hay excepciones, claro está, pero las prisas no suelen ser buenas aliadas.


La necesidad por quemar etapas en un vínculo afectivo puede hacer, por ejemplo, que una pareja inicie una vida en común a la semana de haberse conocido. También sucede que se decida por un enlace, por formalizar en pocos meses ese amor a primera vista. Algunos incluso culminan dicha pasión con el nacimiento de un hijo. Más tarde, muchas de esas decisiones impulsivas se transforman en desencuentros.

Acertar o errar depende de múltiples factores, como la edad, la experiencia, la personalidad de la pareja, las habilidades emocionales y la madurez psicológica. El amor es una aventura en la que a veces logramos un maravilloso proyecto en común y otras cometemos un fracaso más del que aprender. Sea como sea, siempre hay consecuencias que deberíamos prever.

¿Cuáles son las consecuencias de ir muy rápido en una relación de pareja?

Hay un consejo no escrito que nos recuerda que cuando se trata de amor o sexo, cuando más lento vayamos, mejor. Sin embargo, esto nunca es fácil de recordar ni de controlar. La fiebre del enamoramiento nos lleva en ocasiones a saltar al vacío y sin paracaídas, para adelantar etapas sin meditar antes si estamos siendo quizá demasiado impulsivos.

Un ejemplo, estudios como los realizados en la Universidad de Cornell (Nueva York), nos señalan algo interesante. En una muestra de 600 parejas se evidenció que aquellas que habían ido muy rápido en su relación, como por ejemplo, tener sexo en la primera cita y hacer vida en común a las pocas semanas o meses no siempre daba buen resultado.

El índice de rupturas posteriores era elevado. Obviamente hay excepciones,


pero por término medio apresurarse no trae la felicidad ni la estabilidad. Conozcamos por tanto algunas de las consecuencias de ir muy rápido en una relación de pareja.

Después del enamoramiento, descubrimos que no hay amor

El enamoramiento es un sentimiento inyectado por la pasión, el deseo y la atracción. Hay relaciones efervescentes, de las que nos atrapan por su intensidad, por el placer sexual y la grata sensación de estar enamorados. Sin embargo, al poco tiempo toda esa efervescencia baja y llega la calma, la cotidianidad y la rutina.


Es entonces cuando descubrimos que más allá de la pasión… No hay amor. No existe una alianza sólida, el cariño que enhebra el día a día y la magia de las cosas sencillas. Descubrimos, casi sorprendidos, que no compartimos los mismos valores, que cuesta llegar a acuerdos y que ni tan solo hay coincidencias en los planes de futuro..

 ¿Con quién estoy compartiendo mi vida?

La atracción, la pasión y el enamoramiento aplican en nosotros un filtro extraordinario. Todo brilla, la otra persona reluce en la perfección absoluta y proyectamos en él o ella mil virtudes, cientos de competencias y bondades. Ahora bien, una de las consecuencias de ir muy rápido en una relación de pareja es que, como suele decirse, llega un día en que ese filtro se desactiva y vemos la realidad del otro sin pixelar y sin capas doradas.


De pronto, nos preguntamos con quién estamos compartiendo nuestra vida. Esa persona que está a nuestro lado no solo es una desconocida, es alguien que no armoniza en absoluto con lo que somos y esperamos de una relación afectiva.

Esa relación era un modo de olvidar otra relación pasada (y no sanada)

En ocasiones, esa necesidad por quemar etapas, por apresurar los tiempos y hacer de ese desconocido una constante en el día a día responde a necesidades soterradas. Son muchos los que inician relaciones para olvidar otros vínculos pasados que fueron dolorosos. Las relaciones liana (enlazar una pareja tras otra) tiene este competente.


Asimismo, hay otro hecho evidente. Ir deprisa provoca que todo sea intenso, que esas emociones efervescentes tapen los dolores pasados y, por un tiempo, casi todo resulte catártico. No obstante, al final llega ese día en que dicha relación deja de parchear las heridas del ayer para hacer del presente un nuevo sinsentido.

Demasiada intensidad te está pasando factura

Otra de las consecuencias de ir muy rápido en una relación de pareja es la intensidad emocional y el poner la atención, casi de manera exclusiva, en la otra persona. El pensamiento se focaliza en el otro obsesivamente, solo importa la relación, todo lo que hacemos se orienta hacia él o ella, el nivel emocional siempre es intenso, desbordante, adictivo…


Finalmente, es común llegar a sufrir agotamiento psíquico y percibir que nos estamos olvidando de nosotros mismos.

Ir muy rápido en una relación de pareja: cosas que no sabías sobre esa persona

Acelerar los tiempos en el amor puede hacer que pasemos por alto aspectos que a menudo, son decisivos. De un día para otro puede surgir algo imprevisto que nos deje desconcertados. Puede que esa persona crea en las relaciones abiertas, en el poliamor y que mantenga de forma paralela más de un pareja.

Asi mismo, también puede darse el hecho de que sea una persona con algún tipo de adicción o que simplemente arrastre consigo complejos problemas familiares de los que no nos había hablado. Todo ello son situaciones que no siempre vemos en las primeras etapas, por ello, siempre es mejor ser cautos y prudentes a la hora de decidir siguientes pasos.