RADIO BULEVAR

viernes, 3 de enero de 2020

¿ POR QUE CAMBIAN DE PAREJA ?


¿Sabes cuál es la razón por la que muchas personas emigran de relación en relación? Hay parejas que no soportan la estabilidad y tiene que hacer un sin fín de cosas para que su química funcione, pero ¿qué ocurre cuando el amor termina en poco tiempo?

Tanto hombres como mujeres toman en cuenta la posibilidad de conocer a otras personas en poco tiempo e iniciar una relación.

1. Eres eficiente: Si notas que la relación no va a ninguna parte la rompes y empiezas con otra con más chances de convertirse en algo más. No te agrada perder el tiempo con alguien que no es para ti.


2. Te gusta lo nuevo: Dispones de tiempo suficiente para conocer a otras personas y ello te vuelve más sensible, más abierta y aumenta tus capacidades de adaptación y comunicación con otros.

3. Eres un espíritu libre: No te gusta el compromiso y huyes de ese círculo lo más rápido que puedes. Lo tuyo es la aventura, ir de un lugar a otro, conocer personas diferentes y disfrutar de cada momento como si fuera el último.

4. El chico adecuado aún no aparece: Tú lo buscas, pero no lo encuentras por ningún lado. Es por ese motivo que sales a buscar a otras personas, pese a que ninguno aún resulta ser el hombre de tu vida.

5. Vives de las rupturas: Mientras que para otros es un proceso 'traumático', para ti es algo liberador. Puedes pasarte varios días enteros viendo películas en pijama, tirada en el sofá y comiendo helado sin que nadie perturbe tu tranquilidad.

sábado, 30 de noviembre de 2019

EL AMOR IMPOSIBLE SI QUE DUELE, PERO SE PUEDE OLVIDAR .


Experimentar el amor imposible es una de las sensaciones más frustrantes y dolorosas por las que puede pasar el ser humano. Si el amor correspondido puede hacerte tremendamente feliz, el amor imposible puede convertir tu vida en un auténtico calvario, especialmente si te encuentras con esa persona a menudo, ya sea en el trabajo o en el gimnasio.
El dolor de un amor imposible puede ser tan fuerte que puede llevarte a un estado depresivo si no cambias una serie de hábitos que resultan perjudiciales para tu equilibrio emocional. En este artículo puedes encontrar unos consejos para superar el amor imposible y salir de esta situación tan dañina.
La química del enamoramiento
El enamoramiento es un fenómeno complejo en el que están presentes tanto variables biológicas como culturales. Cuando sentimos atracción por alguien, nuestro cerebro cambia y se producen una serie de reacciones químicas en su interior, especialmente en el área del refuerzo, que hace que cambiemos nuestra percepción del mundo. La química del amor o el enamoramiento nos enajena, secuestra nuestra atención, nos vuelve obsesivos y puede llegar a deprimirnos si no podemos consumar este sentimiento o impulso tan fuerte, pudiendo convertir nuestra vida en una auténtico infierno.
El amor consumado nos hace sentir bien porque provoca que nuestro cerebro libere dopaminaserotoninaoxitocina entre otros neurotransmisoreshormonas, por eso nos sentimos excitados, llenos de energía y nuestra percepción de la vida es magnífica cuando estamos con nuestra pareja. 
Pero cuando no es posible tener con nosotros a esa persona con la que tanto deseamos estar, la cascada química desciende y provoca problemas serios para nuestra estabilidad emocional. Por ejemplo, los niveles de serotonina decaen, lo que se asocia a conductas depresivas y obsesivas, igual que ocurre cuando dejamos de consumir una droga a la que somos adictos.
El Efecto Romeo y Julieta
Sería perfecto si nos enamoramos y simplemente diéramos rienda suelta nuestro corazón, porque el amor consumado nos hace vivir momentos inolvidables. Por desgracia, las relaciones no siempre son tan simples y, en algunos casos, los conflictos pueden hacer que acabemos con el compromiso amoroso que teníamos con la que considerábamos que era la persona más importante de nuestra vida.
En otras ocasiones, el amor simplemente es imposible porque la otra parte tiene pareja o se va a vivir a la otra punta del mundo, lo que hace que este amor sea inviable e irrealizable. Lo cierto es que, independientemente del motivo, el amor imposible puede lastimarnos si no adoptamos una serie de estrategias que nos permitan afrontar esta situación de la mejor manera posible.
Los expertos afirman que cuando sentimos el sentimiento de enamoramiento y no podemos estar con esa persona, sucede lo que se denomina “Efecto Romeo y Julieta”, y lejos de desvanecerse, los sentimientos de deseo, impulso y necesidad de estar con el ser amado se incrementan. Es lo que también se conoce como “atracción por frustración”, y por eso tienen tanto éxito los amores secretos. Al parecer, el Efecto Romeo y Julieta causa que el secretismo de una relación actúe como afrodisíaco.
Consejos para superar un amor imposible
Y es que el desamor no es un proceso lineal, sino que existen altibajos. Puedes sentirte mejor durante una semana, pero al ver a esa persona o tener de nuevo contacto con él o ella, vuelves a derrumbarte. El amor imposible puede ser una situación dolorosa y, por tanto, puede afectar negativamente a tu bienestar y tu salud mental.
Seguramente te preguntes: “¿Y qué puedo hacer en estos casos?”. Encontrarás la respuesta a esta pregunta si sigues leyendo las siguientes líneas, donde se profundiza en una serie de consejos para superar el amor imposible. Así que presta atención, porque tu estabilidad emocional está en juego.

jueves, 10 de octubre de 2019

EL AMOR NO ES DIFÍCIL LOS COMPLICADOS SOMOS LOS HUMANOS .

En este mundo existen personas que se aman y están separadas y otras que no se aman y están juntas.
Qué extraño es eso que llamamos ‘amor’. Una decisión, dicen unos; un accidente, aseguran otros. Creo que nunca sabré, a ciencia cierta, qué es. Porque, en mi caso, ha sido de las dos formas.
Un accidente cuando uno entrega el corazón, a ciegas, a quien no debe. Una decisión, cuando uno sabe que para sentirlo hay que construirlo.
A mí me gusta construirlo, de a poquitos, sin afanes, con pequeños detalles. Pues soy feliz hasta con el regalo más pequeño del mundo, siempre y cuando me lo den de corazón.
Y lo decido. Decido amar y es de la cabeza a los pies. Aceptando lo bueno y lo malo de esa persona y, también, amándolo.
Y me gusta luchar, hombro a hombro. Tomando la mano de quien amo, sin mirar atrás. Como guerreros, por igual. Porque nunca he esperado un príncipe azul, de esos que después se desvanecen al pasar la página de un libro infantil.
Tampoco busco el hombre ni la relación perfecta. El cuento de hadas en el que viven felices para siempre, pues, el tiempo me ha enseñado que pensar en un futuro lejano es el primer paso para la infelicidad.
Me gusta el hoy, pero ese hoy que dura una eternidad. Sí, una eternidad de momentos que solo se pueden vivir con esa persona que decidí amar. Pero también de días malos que, ante la fuerza de un amor bien plantado, se marchitan y hacen que la magia vuelva a florecer, aún con más viveza.
Ese es el verdadero amor para mí, pues es utópico pensar que amar es un sendero de rosas. No lo es, en definitiva. Y creo que esa es la premisa que los seres humanos deberíamos meternos en la cabeza, al momento de decidir estar con una persona.
Es que no es fácil sintonizar dos mundos completamente distintos. Dejar de lado el ego y pensar como pareja. Hacer cosas que nunca creímos hacer, tan solo por ver sonreír al otro. Eso es quizás la piedra en el zapato. Esa misma que nosotros nos encargamos de poner en el camino de la felicidad junto a otra persona.
Allí, en ese punto, es cuando decimos que el amor es complicado, pero no lo es. Solo que nosotros, en nuestro afán de ganar, como si se tratara de una competencia, decidimos pensar en nosotros mismos, olvidándonos de dar un poquito más. Todo para hacer feliz al otro.
Y, entonces, aseguramos que cada paso recorrido fue una equivocación. Y botamos todo a la basura. Y decidimos desechar los recuerdos. Y olvidar los motivos que nos unieron. Borrón y cuenta nueva, decimos. Aquí no ha pasado nada.
Así funciona.