RADIO BULEVAR

viernes, 7 de noviembre de 2014

“Ellos (los internos) caminan sobre el excremento, no tienen luz, están encerrados las 24 horas.

ANTES DE DELINQUIR AY QUE PENSARLO VARIAS VECES  LA CÁRCEL NO ES UN CENTRO DE  ESPARCIMIENTO
 Leidy Figueroa, esposa del confeso asesino Joran Van der Sloot, habló de las condiciones carcelarias que el holandés y otros presos estarían viviendo en el penal de Challapalca, ubicado entre Tacna y Puno.
En entrevista a “Cuarto Poder”, defiende a capa y espada al condenado a 28 años por el crimen de Stephany Flores Ramírez. El asesinato de la joven peruana ocurrió el 30 de mayo del 2010 en el interior de un hotel en Miraflores.
“Todos tienen una segunda oportunidad para cambiar, todos pagamos en esta vida y Joran lo está pagando”, dijo, al tiempo que refirió que “él me ha dicho que va a tener una ONG para ludópatas”.
Figueroa ha iniciado una campaña mediática internacional para denunciar que su esposo está sometido a unas condiciones inaceptables dentro del penal de máxima seguridad.
“A las 3 de la mañana los desnudan, les hacen ranear, les golpean con la varilla en las manos, en las nalgas, en los pies y sobre todo en los testículos, sin piedad”, subrayó.

“Ellos (los internos) caminan sobre el excremento, no tienen luz, están encerrados las 24 horas. Dentro de ese pabellón hay gente con TBC, sufren de diarreas, con sangrados e infecciones y nadie hace nada”, agregó la esposa de Joran van der Sloot.

No hay comentarios:

Publicar un comentario